La idea de la economía circular recientemente ha ido ganando moneda política y social, a medida que gobiernos, empresas y ciudadanos por igual hacen planes para una recuperación más ecológica y sustentable del Covid-19. En esta hoja informativa, echamos un vistazo a lo que hace que una economía circular tenga éxito, y por qué   la energía renovable es un componente vital.

¿Qué es una economía circular?

Desde la industrialización, el modelo económico dominante en todo el mundo ha sido lineal: las materias primas se extraen, se fabrican o se consumen como un producto, y luego, cuando llegan al final de su vida útil, se desechan. Este sistema de recolección, fabricación y desecho supone una enorme presión sobre el medio ambiente al aumentar el consumo de recursos finitos y crear enormes cantidades de desechos contaminantes.

En una economía circular, hay poco o ningún desperdicio y se promueve la reutilización y reciclaje como sea posible. Cuando un producto llega al final de su vida útil, en lugar de tirarlo, sus materiales se mantienen dentro de la economía y se convierten en nuevos materiales que se pueden utilizar una y otra vez, creando más valor.

¿Por qué necesitamos una economía circular?

Las economías más grandes del mundo se están quedando rezagadas en cuanto a los compromisos para cumplir los objetivos del Acuerdo de París, que tiene como objetivo limitar el calentamiento global a 1.5ºC. A pesar de las promesas hechas recientemente durante la Cumbre del Clima encabezada por Estados Unidos, la investigación llevada a cabo por BloombergNEF muestra que, en todo el mundo, no se está haciendo lo suficiente para limitar el cambio climático, y a menos que algo cambie rápidamente, corremos el riesgo de llegar al punto de no retorno.

Con las tecnologías existentes, tenemos la capacidad de abordar alrededor del 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Estas son las emisiones que provienen de la electricidad y calefacción que utilizamos en nuestras actividades, de nuestra red eléctrica y del transporte.

Pero eso es sólo la mitad de la historia.

Según los últimos datos, la producción de materiales que utilizamos cada día representa el 45% del total de emisiones mundiales de CO2, y sólo el 8.6% de los recursos que entran en la economía mundial se vuelven a convertir en parte del ciclo. Pasar a una economía circular reduciría la presión sobre el medio ambiente, disminuiría la necesidad creciente sobre el suministro de materias primas finitas y conduciría a una mayor innovación. Es más, el Foro Económico Mundial estima que la transición a un modelo circular podría valer US$1tn para la economía global en 2025, y crear 100,000 nuevos empleos.

Hasta ahora, las promesas sobre el clima se han enfocado en reducir la intensidad de carbono del modelo económico tradicional, pero está claro que esto no será suficiente. La adopción hoy de un marco económico circular en acero, plástico, aluminio, cemento y alimentos eliminaría 9,300 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero para el 2050. Esto equivale a eliminar las emisiones actuales de todas las formas de transporte a escala mundial y pondría al mundo en un buen camino hacia un futuro neto cero.

¿Qué papel desempeña la energía renovable en una economía circular?

Reducir-reutilizar-reciclar es sólo una parte. Una economía verdaderamente circular tiene que estar respaldada por una transición hacia las fuentes de energía renovables, por dos razones.

La primera es posiblemente la más obvia: Si la energía que utilizamos para impulsar el sistema general proviene de recursos finitos que crean residuos, nunca será una economía verdaderamente circular.

Sin embargo, el segundo es más complicado. Algunas evidencias sugieren que, aunque la economía circular se basa en la eficiencia energética y en una reducción de los insumos, la recolección, clasificación, procesamiento y restauración de los materiales a formas reutilizables requiere más energía que el uso de materias primas vírgenes, lo que significa que, al menos en algunas áreas, es posible que necesitemos más energía para que esto suceda, razón por la cual es vital que la energía que utilizamos provenga de fuentes limpias, 100% renovables.

¿Qué papel pueden desempeñar las empresas en el fomento de la transición a una economía circular?

En los últimos meses, un número creciente de marcas internacionales ha comenzado a aprovechar el poder de las cadenas de suministro circulares y la fabricación. El año pasado, Nike lanzó una colección exploratoria de calzado fabricada con un 85-90% de residuos de fábrica y postconsumo, mientras que Ikea inició un programa de recompra de muebles a gran escala el Black Friday, después de comprometerse a convertirse en 100% circular para el 2030.

No se trata sólo de marcas de bienes de consumo. Estamos empezando a ver sitios de construcción circulares, donde las empresas reutilizan los materiales locales existentes, se crean reservas de materiales y los transforman para ampliar su vida útil. En el sector automotriz, vemos cómo los OEMs (fabricantes de equipos originales) exploran formas de diseñar vehículos sustentables con materiales reciclados y recuperables, y buscan reutilizar baterías de vehículos eléctricos. Incluso en el sector minero, las empresas están investigando formas de extraer recursos de las corrientes de desechos para aumentar la viabilidad ambiental de sus operaciones.

Todos estos ajustes graduales están empezando a combinarse en un cambio sistémico que crea resiliencia a largo plazo, aumenta las oportunidades económicas y proporciona beneficios ambientales y sociales.

La economía circular no es algo «lindo para tener». Para alcanzar el Objetivo 12 de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas sobre patrones de consumo y producción sustentable, las empresas deben contribuir a que se convierta en una realidad.

¿Por qué es vital obtener la confianza de las personas para lograr una economía circular?

La confianza es un factor muy importante para conseguir que la gente opte por el cambio. Hemos visto esto como parte de la transición energética en curso: Las empresas y clientes con las que hablamos en Atlas Renewable Energy quieren estar seguros de que, al pasar a las energías renovables, no experimentarán ninguna pérdida de calidad o fiabilidad en su suministro de energía. Pero va más allá de eso: Generar confianza pública en el impacto positivo de cualquier cambio, es vital para el éxito, ya sea la transición de la red a fuentes de energía renovables o la transformación de la economía de un modelo lineal a un modelo circular.

Cuando se trata de acciones simples, como el reciclaje, los costos y los beneficios tienden a estar en el mismo dominio, las personas que realizan la actividad son las mismas personas que se benefician de ella. Esto hace que estas acciones sean fáciles de llevar a cabo para el público en general. 

Sin embargo, cuando se trata de compensaciones mayores entre efectos locales y regionales o incluso globales, es un poco más difícil conseguir que se entienda inmediatamente las razones que hay detrás de las decisiones que se toman. A veces, la realidad puede ser contradictoria, lo que puede llevar a la gente a suponer que existen aspectos positivos, o negativos, cuando en realidad no es así. 

Afortunadamente, ya existe un marco bien establecido y reconocido internacionalmente para lograrlo. La Evaluación del Ciclo de Vida (ECV) es una herramienta que ya utilizamos en el sector de las energías renovables y, al aplicarla a la economía circular, es posible probar los impactos de los modelos de negocio circulares, validar las suposiciones y obtener comentarios para mejorar, así como ayudar a definir objetivos e indicadores.

A lo largo del trabajo que hemos realizado en comunidades, con diferentes industrias y con numerosas partes interesadas, nuestra experiencia siempre ha sido que necesitamos ser capaces de demostrar nuestras afirmaciones para lograr la aceptación, y lo hemos hecho una y otra vez a través de un enfoque consultivo. 

Mediante el uso de metodologías respaldadas por la ciencia como la ECV, las empresas y los gobiernos pueden ser transparentes sobre los aspectos positivos y negativos de la transición a una economía circular y permitir que el público tome decisiones basadas en evidencias sobre si apoyar o no una iniciativa.

El momento de pasar a una economía circular es ahora

Nuestro modelo lineal ineficiente está empujando a nuestro planeta al borde de una crisis climática, y agotando los recursos que necesitamos para apoyar a nuestras comunidades a reconstruir mejor después de la pandemia. Es hora de avanzar hacia una economía circular, con la energía renovable como pilar central. 

Cuando se trata de crear este nuevo y más sustentable futuro, ninguna empresa ni siquiera un país puede hacerlo por sí solos. Quienes están a la vanguardia de la economía circular deben medir continuamente su progreso y comunicar claramente los resultados de sus esfuerzos. Al hacer esto, no sólo construyen confianza, sino que también animan a todos los demás a seguir el ejemplo.

En alianza con Castleberry Media, nos comprometemos a cuidar nuestro planeta, por eso, este contenido es responsable con el medio ambiente.