La energía renovable es ahora más competitiva frente a los combustibles fósiles en muchos mercados, y un número creciente de compañías en todo el mundo están haciendo el cambio a energías limpias. Pero mientras que algunas empresas han sobresalido en su transición a la electricidad verde, otras todavía tienen camino por recorrer.

Después de años de lento progreso, la demanda de energía renovable por parte de las empresas ha llegado a un punto culminante. Según cifras recientes de Climate Group y CDP, los grupos internacionales sin fines de lucro que operan en RE100, la coalición de grandes empresas comprometidas con la compra de electricidad renovable al 100%, la demanda de electricidad renovable de las empresas ha superado ahora la de los países del G7. 

“Pero cientos de grandes empresas todavía no han dado este paso relativamente fácil hacia el carbono cero neto”, dijo Sam Kimmins, director de RE100 del Climate Group en un comunicado reciente. “Para cumplir los objetivos climáticos globales y seguir siendo competitivos en un mundo impulsado por una electricidad económica y limpia, es necesario que se convierta rápidamente en la norma alimentar su empresa con energías renovables.”

En Atlas, hemos visto cómo los pioneros en varios sectores industriales transicionando hacia las energías renovables rápidamente causan un efecto ola, con numerosas empresas siguiéndolos rápidamente. Mientras que uno de los principales factores que impulsan las decisiones de las empresas a abandonar los combustibles fósiles es reducir el impacto medioambiental de sus operaciones empresariales, nuestros clientes corporativos también informan de las ventajas de los resultados finales, a partir de los costos energéticos más predecibles derivados de nuestros acuerdos de compra de electricidad corporativos (PPAs) a largo plazo, fortalecen las relaciones con los clientes y la diferenciación de la marca.

El año pasado, a pesar de las alteraciones causadas por la pandemia, las investigaciones de BloombergNEF descubrieron que las empresas adquirieron un récord de 23.7GW de energía limpia a través de PPAs, frente a 20.1GW en 2019 y 13.6GW en 2018.

“Ahora más que nunca, las empresas tienen acceso a una energía limpia accesible a escala mundial. Las empresas ya no tienen excusa para quedarse rezagadas en el establecimiento y trabajar hacia un objetivo de energía limpia”, dijo Jonas Rooze, analista de sustentabilidad principal de BloombergNEF.

En total, en 2020 más de 130 empresas firmaron contratos de energía limpia, en sectores que van desde el petróleo y gas hasta grandes tecnologías. A medida que más empresas se vuelven ecológicas, esto no es sólo una forma de demostrar la responsabilidad social de las empresas, sino también de mejorar los resultados financieros y reducir la huella de carbono en un momento en que los gobiernos están estableciendo objetivos cada vez más ambiciosos para cumplir con el Acuerdo de París.

Sin embargo, aunque algunas industrias están liderando la conversión de su consumo de energía en fuentes renovables, otras podrían mejorar.

Elaboración y producción de alimentos

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector de alimentos representa alrededor de un tercio del consumo total de energía del mundo. Las dos actividades más intensivas en energía se encuentran dentro de la producción y elaboración agrícola y dependen en gran medida del uso de combustibles fósiles. La reducción de las emisiones directas de carbono mediante la adopción de energías más limpias es una tarea urgente para la industria, que varias empresas han empezado a asumir.

En julio de este año, PepsiCo logró su objetivo de usar un 100% de energía renovable en todas las operaciones en México, su segundo mercado más grande. Esto ocurrió en menos de un año después de que la compañía alcanzara un objetivo similar en Estados Unidos, su mercado más grande. La compañía planea abastecer un 100% de electricidad renovable en todas sus operaciones controladas y de propiedad de la compañía para el 2030, y un 100% de electricidad renovable en todas sus franquicias y operaciones de terceros para el 2040. Si cumple sus objetivos, la empresa calcula que podría reducir aproximadamente 2.5 millones de toneladas de emisiones de GEI para 2040, lo que equivale a retirar más de medio millón de automóviles de las calles durante un año completo.

Para ello, está empleando varias soluciones, entre ellas los PPAs, que apoyarán el desarrollo de nuevos proyectos como los parques solares y eólicos de todo el mundo, así como la adquisición de certificados de energía renovable (RECs).

Otra empresa que busca utilizar más energía renovable es Nestlé. Como parte de su ambición cero neta para 2050, presentada en 2019, se ha comprometido a seguir incrementando su uso de electricidad renovable hasta alcanzar el 100% para 2025, frente al 34.5% en 2018, y dice que planea utilizar PPAs, tarifas verdes, RECs y producción in situ para hacerlo.

Estas empresas, junto con otras como Diageo y Mars, están tomando medidas audaces para ayudar a impulsar la transición mundial hacia la energía limpia, lo que probablemente les hará sumar nuevos clientes.

Cada vez más, los consumidores exigen una energía más limpia y sustentable. Una encuesta realizada en Estados Unidos en 2019 por el Centro de Investigación Pew reveló que el 77% de los encuestados cree que el desarrollo de «energías alternativas» es una prioridad más importante ahora mismo que la producción de más combustibles fósiles para reducir los efectos del cambio climático. A medida que los consumidores votan cada vez más con sus carteras, las empresas que se alinean con sus valores se posicionan para arrebatar cuota de mercado a las empresas que no se adaptan a los tiempos.

Afortunadamente, aún no es demasiado tarde para las empresas de la industria de alimentos que aún no han tomado medidas para limpiar su consumo de electricidad. La disponibilidad de modelos de abastecimiento de electricidad renovable ha avanzado significativamente en los últimos años, y hay numerosas opciones disponibles para empresas de todo tipo.

Pulpa y papel

La industria de pulpa y papel fue posiblemente una de las que más se benefició de la pandemia del covid-19, ya que experimentó un aumento de la demanda en medio de la mayor necesidad de productos de higiene personal, productos de envasado de alimentos, cajas de cartón ondulado para entregas de compras en línea y otros materiales a base de papel. Al igual que la mayoría de las grandes operaciones de fabricación, la fabricación de papel es un esfuerzo que requiere mucha energía y, a medida que aumenta la producción de papel, la industria puede no alcanzar su objetivo de reducción de emisiones debido al rápido crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En un informe reciente, la Agencia Internacional de Energía (AIE) destaca que el sector necesita “más esfuerzos” para reducir sus emisiones. Entre sus recomendaciones se encuentra que la industria recupere y utilice cada vez más subproductos de la producción de celulosa y papel, como el licor negro, para desplazar una parte del uso de combustibles fósiles.

Sin embargo, usar más energía de biomasa no será suficiente para hacer que el sector sea ecológico, dice el informe. Pide a las empresas que persigan el uso de otras fuentes de energía renovable, en particular para la producción de reciclado, para la que se suele emplear el gas natural porque los subproductos de la biomasa no son fácilmente disponibles.

Textiles y prendas de vestir

La industria de la moda es otro sector que tiene una enorme oportunidad de aprovechar el poder de las energías renovables para impulsar un futuro más sustentable. Cada etapa de la cadena de suministro de la industria textil consume mucha energía, desde el procesamiento de hilados, la producción de tejidos y la fabricación de textiles, hasta el transporte y venta de ropa a los clientes. Varias marcas de moda importantes están buscando reducir las emisiones de gases de efecto invernadero alimentando todas sus operaciones mundiales con energía renovable.

Como parte de la iniciativa global de RE100, marcas conocidas como H&M, Nike, Burberry y Ralph Lauren, ya se han comprometido a suministrar el 100% de su electricidad de proveedores renovables a más tardar en el 2050, y algunos también están llevando a cabo programas para asegurar que sus proveedores también reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero cambiando a la energía verde.

Kingwhale, una fábrica textil con sede en Taiwán se unió recientemente a la iniciativa RE100, prometiendo alcanzar un 100% de electricidad renovable para 2040, pero es el único fabricante textil con sede en Asia y el Pacífico que lo hace.

Dentro de la industria textil, existe una creciente división entre los pioneros de la transición a la energía renovable y sus pares menos eficientes desde el punto de vista energético. Al igual que los escándalos sobre las prácticas laborales dentro de las cadenas de suministro textil han dado la imagen de las marcas en los últimos años. Las empresas que no operen de manera más sustentable en términos de uso y consumo de energía corren el riesgo de alejar a sus clientes. 

Cerrando la brecha

En algunas de las industrias más grandes del mundo, está surgiendo una clara brecha entre las empresas que llevan la delantera en la transición energética y las que aún no han dado el primer paso. Para alcanzar los objetivos fijados en el Acuerdo de París, será fundamental equiparar los resultados de los rezagados con los de los pioneros, pero también es una cuestión de supervivencia. En el mundo post-covid, los consumidores se fijan cada vez más en las credenciales de sostenibilidad de las empresas a las que compran, y el cambio de los combustibles fósiles contaminantes a la energía limpia envía una fuerte señal de que, cuando se trata de luchar contra el cambio climático, las empresas van en serio.

En alianza con Castleberry Media, nos comprometemos a cuidar nuestro planeta, por eso, este contenido es responsable con el medio ambiente.